Registrarse

Las apuestas más locas de la historia

Hay apuestas muy originales que resultan increíbles. Fuente: Pixabay La emoción es la salsa de ese delicioso plato que son las apuestas y los juegos de casino. Sin embargo, hay ocasiones en las que el póker, los deportes o la ruleta online no son suficientes y se da un paso más allá en el juego, y es que, como vas a comprobar a continuación, el único límite para apostar es tu imaginación.

El fin del mundo

No tenemos reparos en afirmar que esta es una de las apuestas más estúpidas que pueden hacerse. Si ganas, no obtendrás nada porque no quedará nadie en el mundo y, por el contrario, si pierdes, solo la casa de apuestas recibirá su dinero. Más que nunca, en esta ocasión la banca siempre gana. Pues bien, a un tal Matthew Dumbrell se le ocurrió que era una brillante idea hacer tal apuesta y juzgó que el año en el que el planeta se iría al garete sería el 2000. La cuota era de 1 000 000 a 1 aunque, como ya hemos dicho, de ganar, nadie habría podido llevarse a casa el premio. En fin, un ejemplo de lo que la imaginación puede engendrar.

Mi nieto llegará a la selección

Si tienes por casa un pequeño que está empezando a darle bien a la pelota, puedes emular a Peter Edwards, un hincha galés que tenía tanta fe en su nieto que decidió hacer una apuesta deportiva increíble. El abuelo baticinó que su nieto llegaría a la selección galesa cuando el niño no contaba más de 2 años. ¿El resultado? Perfecto, y es que contra todo pronóstico el orgulloso abuelo acertó y Harry Wilson debutaría con el combinado galés 14 años después de haber hecho la apuesta. Este gol por toda la escuadra le supuso unas ganancias de 150 000 euros, un justo pago por esa confianza que solo los abuelos tienen en sus nietos.

¡Elvis vive!

Cada día se registran apuestas sobre que Elvis sigue vivo. Fuente: Pixabay Para muchos, Elvis sigue en algún lugar del mundo con más de 80 años, y es que las casas de apuestas aún reciben cada día jugadas en torno a esta teoría de la conspiración. En la mayoría de operadores, la apuesta a favor de un Elvis vivo se paga a 1000 a 1, aunque todavía se puede ir un poco más allá. Si quieres un ejemplo excéntrico de la imaginación humana, has de saber que hubo una persona que apostó a que Elvis estrellaría un platillo volante contra el monstruo del lago Ness. De ser así, el moderno Nostradamus se embolsaría 14 millones por cada euro apostado, aunque dudamos que llegue a cobrar el premio.

La victoria no siempre es dulce

Por supuesto, ganó, aunque su historia no terminó demasiado bien. Con las ganancias, Threlfall se compró un coche deportivo con el que tendría un accidente y moriría, una desgracia como colofón a un golpe de suerte tremendo.En los años sesenta, la carrera espacial era algo que estaba muy presente en todo el mundo. Pues bien, David Threlfall decidió apostar 10 libras a que el hombre llegaría a la luna antes del 1 de enero de 1970 con una cuota de 1000 a 1. Como curiosidad, hoy en día aún se registran apuestas que sostienen que la llegada del hombre a la luna fue un montaje, apuestas que se pagan normalmente con una cuota de 100 a 1.

Apostar por la propia muerte

Con la idea de dejarle algo de dinero a su mujer, Arthur King-Robinson apostó 500 libras a que no terminaría el año con vida. El inglés tenía por entonces 91 años y la apuesta fue aceptada con una cuota de 6 a 1. Por suerte, o por desgracia para para su economía doméstica, perdió la apuesta, y es que a finales de ese año seguía gozando de una salud a prueba de bombas.


Por qué te encanta ... 5 eventos astronómicos para ...