Registrarse

¿Cómo afecta nuestra dieta al medio ambiente?

Vacas pastando        Fuente: laVanguardia Tal vez sepas que una dieta basada en el consumo de vegetales y legumbres puede volverte más sano y reducir el riesgo de obesidad, condiciones cardiacas o diabetes tipo 2. Pero los estudios sugieren que hay otra buena razón para comer menos carne. Al llenar tu plato con vegetales y verduras, en lugar de alimentos de origen animal, podrías estar contribuyendo para salvar al planeta. Por su parte, es algo completamente obvio que los casinos en línea han reducido la huella de carbono si los comparamos con los casinos clásicos o presenciales, así que puedes estar seguro que jugar tragamonedas en línea ¡no contamina! Pero, de cualquier manera, las personas también pueden reducir su huella ecológica simplemente llevando una dieta más saludable y sana. Evitar el consumo de carne y lácteos es una de las mejores maneras de reducir el impacto medioambiental, según las más recientes investigaciones científicas, y es que las opciones en cuanto a nuestras dietas serían un factor determinante tanto para nuestra salud como para el impacto ecológico. Esto se debe a que los sistemas para la alimentación humana son un factor clave en el cambio climático, y representan globalmente cerca del 25% de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Relación entre la dieta humana y las emisiones de gas de efecto invernadero

La relación entre la dieta humana (o la producción de alimentos de consumo humano) y la salud del medio ambiente es, sin duda, algo innegable. Un estudio publicado en la revista Nature en octubre, encontró que debido al aumento demográfico en el planeta y al constante consumo de dietas 'occidentales' (altas en carnes rojas y alimentos procesados), las presiones medioambientales de los sistemas alimenticios bien podrían incrementarse hasta en un 90% para el año 2050. Este hecho podría elevar el nivel de alerta en cuanto al cambio climático y podría desencadenar eventos climáticos extremos con bastante mayor frecuencia, así como afectar el sistema regulatorio natural de los bosques, a los eco-sistemas y a la biodiversidad. También ha sugerido su autor, Marco Springmann, de la universidad de Oxford, que la contaminación de ríos, lagos y sobre todo de los mares podrían conducir a las llamadas 'zonas  muertas' en los oceános. De tal forma que la sustentabilidad de un planeta más saludable requerirá recortar –al menos a la mitad– la cantidad de comida deshechada y dependerá del mejoramiento e inclusión de renovadas prácticas de agricultura y cosecha, así como de nuevas tecnologías que puedan afrontar el reto. Pero, a su vez, también deberemos –asegura Springmann- orientarnos cada vez más hacia dietas más vegetarianas o basadas en el consumo de plantas y vegetales como la dieta cetogénica, conocida como 'Dieta Keto', que busca crear una situación de “cetosis” o algo similar al ayuno donde existe una reducción de la ingesta de alimentos y de los hidratos de carbono. Un hecho sorprendente es que, según este estudio, la producción de alimentos de origen animal sería la responsable de la mayoría de las emisiones de gas de efecto invernadero en el planeta. Esto se debería, en gran parte, a la emisión de estiércol y abono por parte de las vacas quienes no son capaces de convertir en sus intestinos lo que comen en masa corporal por lo que el proceso denominado 'fermentación entérica en rumiantes' conduce a grandes emisiones de gas metano que permanecería en la atmósfera. Pero la alimentación de estos animales (de donde se sacan las carnes rojas para el consumo humano) también es culpable, ya que el uso de agua fresca y las presiones a las que son sometidos los terrenos de cultivo, así como la aplicación de nitrógeno y fósforo, con el tiempo conducirán a la creación de las zonas muertas en los océanos y a áreas privadas de oxígeno donde muy pocos organismos podrán sobrevivir. Alimentos para la 'Dieta Cetogénica'  Fuente: TN.com

Datos comparativos entre una dieta en carnes y una vegetariana

Para hacernos una mejor idea de la diferencia entre estas dos dietas en cuanto a sus efectos medioambientales nos bastará observar que las emisiones para una dieta basada en carne, por ejemplo, son 100 veces más potentes que las de una dieta de legumbres; y esto se debe, en gran medida, a que una vaca necesita 10 kg. de alimento (generalmente de granos) para obtener 1kg. de peso corporal y ese alimento, por su parte, necesitará de agua, tierra y fertilizantes para que crezca. Otros animales como los pollos o cerdos, emiten 10 veces menos gases de efecto invernadero que las vacas o las ovejas. Pero estos, a su vez, emiten 10 veces más que las legumbres. Así que lo más recomendable sería llevar una dieta basada en frijoles, lentejas y guisantes ya que son la proteína más sustentable de todo el planeta, requieren de poca agua para crecer y, además de que actúan como fertilizantes naturales, se pueden cultivar en climas adversos o secos. ¿Te llama la atención el medio ambiente? Quizá esto te pueda interesar: https://es.royalvegascasino.com/blog/porque-greta-thunberg-es-tan-provocadora/


Ejercicios cortos para personas ... Apps que te ayudan ...