Registrarse

El oscuro y peligroso brillo de la purpurina

Purpurina Fuente:Unsplash, Ali Morshedlou Desde hace décadas, la purpurina se ha convertido en un producto común en las manualidades de los más pequeños o en los looks de fiesta femeninos. Su brillo es tan especial que pocos se resisten a él, aunque la realidad es que esconde un aspecto mucho más oscuro que no todos conocen: su potencial para destruir los océanos de la tierra.

Un problema real

Actualmente, muchas organizaciones se han puesto manos a la obra con campañas que resultan de gran ayuda. Desde gobiernos a casinos que gestionan de forma caritativa algunas de sus partidas, muchos grupos de la sociedad han decidido dejar de lado la purpurina y poner sus esfuerzos en la regeneración de los océanos. Pero ¿por qué esta alarma con la purpurina? Seguro que en alguna ocasión has oído hablar de los microplásticos, partículas que miden menos de 5 milímetros y que pueden llegar a todos los rincones del mar de una forma casi invisible. Es más, muchos peces y grandes seres marinos los tragan sin remedio, ya que hay zonas del mar en la que la concentración de microplásticos es tremendamente alta. Pues bien, la purpurina no es más que un microplástico brillante que puede adherirse con facilidad a la piel o a cualquier otra superficie. De ahí su uso en cosméticos, manualidades o en la decoración de fiestas como la Navidad. El problema es cuando se limpian las superficies decoradas con purpurina. Todos estos microplásticos van desde el lavabo o la ducha de casa hasta el océano de forma directa aumentando el problema de una forma que resulta ya casi insostenible. Polución de los océanos Fuente:Giogio55

Cifras alarmantes

Vale, puede que estés pensando que la cantidad de purpurina usada no es tan alta como para que el problema llegue a motivar respuesta como el rechazo que muchas escuelas británicas han hecho ya de este material. Sin embargo, recientes estudios demuestran que la cantidad vertida es similar a la de un camión de gran tonelaje por segundo. Esta concentración de microplásticos acaba en el lecho marino, en la superficie del mismo y en el estómago de animales como los tiburones y las ballenas, y es que ya se han dado casos frecuentes de muerte de estos animales, muchos de ellos en peligro de extinción, por una ingesta masiva de microplásticos. En definitiva, la alarma, como cualquier otra que solo pretenga mejorar las condiciones de vida de las especies naturales, no es para nada exagerada. Siempre es mejor tomar remedios efectivos que dejar que los problemas sigan su curso.

¿Cuál es la solución?

Depende de diversos factores y los mismos expertos en el medioambiente no se ponen en absoluto de acuerdo. Por un lado, están los que piden la prohibición total de la purpurina en todo el mundo. No obstante, hay otro bando que propone seguir realizando estudios para comprender si la purpurina se encuentra en el lado de los peores microplásticos vertidos por el hombre. Con todo, lo cierto es que ya se están tomando medidas al respecto con otros muchos microplásticos. Por ejemplo, las pastas de dientes, que hasta no hace tanto contaban con granos casi invisibles compuestos en gran medida por plásticos de difícil reciclaje, deberán dejar de lado estos materiales nocivos por ser también un peligro constante para los mares del planeta. Así, las asociaciones están pidiendo que se tome conciencia de lo dañinos que son los microplásticos como la purpurina y de lo superfluo que es su uso, y es que su utilidad en la cosmética y en la decoración tiene como contrapartida el ser realmente peligrosa para infinidad de seres vivos.


Cómo afectará el Brexit ... Lanzamientos de moneda que ...