Registrarse

¿Necesitas una cámara de 64 MP en tu smartphone?

Fuente: Pixabay La carrera por mejorar los smartphones parece haberse vuelto loca. Ahora Samsung nos ha prometido cámaras de nada menos que 64 megapíxeles incrustadas en el teléfono, algo que aumentará la calidad de las imágenes pero que, como todo, tiene un lado negativo que puede provocar que no disfrutemos tanto del próximo selfi que nos hagamos.

¿Para qué quiero 64 megapíxeles en la cámara?

Esta pregunta no está hecha para los incondicionales de la tecnología. A ellos, cualquier mínimo adelanto les parece motivo suficiente para lanzarse a las tiendas de telefonía y arrancar de sus vitrinas el último modelo de móvil que haya llegado, aunque ello suponga invertir al completo el último premio ganado con los juegos de casino o el regalo que les hicieron por el cumpleaños. Lo cierto es que, en la mayoría de situaciones, una cámara de 10 o 12 megapíxeles ya ofrece una calidad excepcional. Más si se tiene en cuenta que muchos smartphones ya vienen con sistemas de cámaras duales y, más aún, si pensamos detenidamente el uso que le damos a las fotos que tomamos con el móvil. Por regla general, estas instantáneas nunca son aumentadas ni impresas en papel, y en esas dos situaciones es donde más se notaría la influencia de los megapíxeles. Por ejemplo, si tomas una gran foto panorámica y después quieres aumentar alguno de sus detalles, te sorprenderá que al hacerlo la imagen pequeña se pixela si no se cuenta con una gran cámara. Con una de 64 megapíxeles eso no pasaría, pero es que la inmensa mayoría de las imágenes de un móvil nunca salen de un grupo de WhatsApp o de nuestro perfil de Instagram. Fuente: Pixabay

Más inconvenientes que ventajas

La gran ventaja de las cámaras de 64 pulgadas como la que ha lanzado Samsung ya la hemos señalado. Es la posibilidad de tener fotografías que no se resientan en absoluto a la hora de ser ampliadas, algo que, fuera de toda duda, es bastante plausible. Pero ¿está bien para todo el mundo? Claro que los amantes de la fotografía no tendrán dudas en elegir este tipo de móviles con supercámaras capaces de captar hasta el último pelo de esa mascota a la que no podemos dejar de hacer fotos. Sin embargo, los gatos y los perros salen igual de monos con menos píxeles y, además, no habrá que gastarse una fortuna en el teléfono. Sí, cualquier terminal que se desarrolle para montar una cámara de 64 megapíxeles será caro. Por lo menos, tan caro como cualquier otro gama alta del momento, algo que ya sitúa a un teléfono móvil por encima de las posibilidades de muchas personas. ¿Vale la pena pagar mucho más por una diferencia tan pequeña? La respuesta, claro está, depende de cada uno, aunque parece que cada vez hay más gente dispuesta a hacerlo. Hay otra desventaja: los móviles se hacen más voluminosos con grandes cámaras. La cuestión es bastante sencilla, y es que un sensor con capacidad para captar imágenes de 64 megapíxeles es de mayor tamaño que uno de, por ejemplo, 12 megapíxeles. Por lo tanto, el volumen se tiene que notar y esto no agrada ya a tantos usuarios. Si el volumen y el precio de un teléfono que incorpore una cámara de 64 megapíxeles como la que propone Samsung aumentan, hay otros aspectos que tampoco salen muy bien parados. El teléfono necesitará consumir más batería, el software tendrá que ser más potente y lo mismo sucede con el hardware, y es que la calidad de la fotografía no solo depende los megapíxeles. En definitiva, puede que sea una buena noticia, pero lo cierto es que cámaras tan potentes en un teléfono móvil no dejan de arrojar alguna que otra duda más que razonable.


Alójate con amigos de ... Rumores y novedades de ...