Registrarse

Netflix está a punto de dar el golpe de gracia al cine

Netflix está a punto de dar el golpe de gracia al cine Fuente: Wikimedia Que a la industria de Hollywood no le hace demasiada gracia la aparición de Netflix es algo que es de sobra conocido. Sin embargo, ahora la plataformar de streaming ha decidido dar un paso más y dejar la pequeña pantalla para lanzarse a la grande, algo que tiene un poco nerviosos a los grandes ejecutivos de la industria.

El plan de Netflix

El lugar que ocupa ya Netflix en la industria del entretenimiento es incontestable. Superando con creces los 110 millones de usuarios en todo el mundo, no hay nadie que le tosa a la compañía. O puede que sí, y es que la industria del cine tradicional parece no tomarse en serio las producciones de esta empresa. El mejor ejemplo se pudo ver en el pasado Festival de Cannes, cuando el jurado no permitió que dos producciones de la compañía formasen parte de las concursantes. Esto no gustó nada a Netflix. El proceso se ha visto ya en otros ámbitos. Por ejemplo, los juegos de casino online han preocupado siempre a los casinos tradicionales, y es que la posibilidad de jugar o ver películas sin tener que salir de casa es algo que tienta a cualquiera. Sin embargo, ¿cuál es el plan exacto de Netflix para conseguir el respeto de la industria? Ni más ni menos que convertirse en parte de ella. La idea de la empresa es comenzar a comprar salas de cine para formar una red que distribuya en gran formato todas las producciones que están disponibles en su plataforma y que ahora mismo pueden verse en la televisión.

Premios, reconocimiento y más ingresos

Netflix tiene cada vez un peso mayor en la industria del entretenimiento Fuente: Pixabay Hay varios objetivos ocultos en el plan de Netflix de abrir sus propios cines. El primero es conseguir competir en los certámenes internacionales. El rechazo de sus películas en la anterior edición de Cannes se debió, según los encargados del festival, a que los filmes de la empresa están destinados a la televisión y no al cine en gran formato. Esto es lo que intenta esquivar la plataforma de streaming, y es que entienden que sus títulos merecen competir directamente con los del resto de la industria para conseguir así premios y, por supuesto, un mayor reconocimiento. Si Netflix da el salto al cine, algo para lo que ya ha dado los primeros pasos negociando la compra de cadenas como Landmark Theatres, los festivales tendrán que acoger sus películas y, por lo tanto, estas podrán ganar reconocimientos como la Palma de Oro o el Oscar. Pero el interés de Netflix por los cines y por obtener reconocimientos no se debe solamente a sus ganas de tener el reconocimiento de la crítica. La empresa está buscando en los últimos años la forma de obtener nuevas vías de ingreso y entiende que sumar las entradas de sus proyecciones a las cuotas de los suscriptores es la mejor forma de conseguirlo. En el mismo sentido, los encargados de la plataforma ya apuntaron que estaban pensando introducir anuncios entre los capítulos de sus series, algo que no ha sido muy bien recibido por buena parte de sus usuarios. En definitiva, Netflix domina ya la producción de contenido para televisión, por lo que no es nada extraño preguntarse si en pocos años lo hará también con las grandes salas de cine acabando con la industria del entretenimiento tal y como la conocíamos hasta ahora.


Naturaleza frente a nutrición: ... ¿Son los psicópatas políticos ...